El Señor del Tractor

A ti jornalero, que dedicaste tu vida de sol a sol para cultivar los largos campos del Valle del Mezquital.

Que no te importó el humo en tus ojos ni el polvo en tu rostro, mientras surcabas esas largas milpas.

A ti qué con un machete curvo, podías quitar la maleza sin afectar el cultivo.

A ti qué esperabas a tu esposa pasando el medio día para que la hora de la comida, fuera la hora de la convivencia al aire libre.

A ti, qué con tus manos lograbas maniobrar desde un azadón hasta dominar el arado en el tractor.

A ti qué todas las mañanas temprano esperabas el canalero, para poder levantar las pesadas compuertas.

A ti qué no te importó regar las milpas de noche y con la luz de la luna como única compañía.

A ti, qué le pedías a Isidro Labrador que protegiera los sembradíos del granizo en la época de lluvias.

A ti, qué tuviste la dicha de crecer una simple semilla hasta convertirla en mazorca, a ti te dedico éstas palabras.

Grandes generaciones han sido alimentadas gracias a ti y jamás has sido reconocido.

Que este homenaje sea un signo de la importancia que tiene un jornalero en nuestro verde y bello Valle del Mezquital

En memoria de Don Raymundo Cano Camargo
Tractorista 1958-2019

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.